• Los árboles se destinan principalmente a municipios y comunas a través del Programa Forestando Córdoba.
  • Algarrobo, mistol, caldén, aguaribay, lagaña de perro, cina cina y piquillín son las especies nativas que se desarrollan.

El vivero Pascual Terrenal de la localidad de Villa del Totoral, a 82 kilómetros de la Capital cordobesa, es uno de los tres viveros provinciales a cargo de la Secretaría de Ambiente, organismo dependiente del Ministerio de Coordinación. Su principal objetivo es la producción de plantas de uso forestal y el asesoramiento y capacitación a municipios, comunas, establecimientos educativos y organizaciones no gubernamentales.

Se creó el 9 de diciembre de 1945. En sus comienzos fue una escuela granja donde se criaban animales y producían árboles frutales. Posteriormente, el Gobierno decidió que el predio de cuatro hectáreas se convirtiera en un vivero forestal, manteniendo el instituto agrotécnico ubicado sobre el ingreso.

Desde hace 20 años, la producción está enfocada en especies nativas como algarrobo, mistol, caldén, aguaribay, lagaña de perro, cina cina y piquillín. “Trabajamos con semillas que están correctamente identificadas y eso nos posibilita producir plantas de buena calidad”, cuenta Juan Carlos Bravo, responsable del vivero desde hace 35 años.

“La producción comienza con la recolección de semillas, que son procesadas, seleccionadas, conservadas (generalmente en frío) y escarificadas, dependiendo de la especie. Posteriormente se efectúa el preparado del sustrato y la siembra directa en envases que se ubican en canchas con riego por aspersión. La siembra se hace en primavera y ocasionalmente en otoño, y todo el proceso lleva entre seis y siete meses”, relata Romina Morán, Jefa de Área de Coordinación y Gestión de la cartera de Ambiente.

Las tareas desempeñadas también incluyen el mantenimiento y desmalezado del predio y las actividades de capacitación. Antes de la pandemia el vivero era visitado por cientos de alumnos de escuelas primarias y secundarias que luego planifican e implementan diversos proyectos ambientales.

“La forestación es parte de la agenda ambiental de nuestra Provincia, es una política de Estado en nuestro territorio, por eso la tarea que realizan viveros forestales como este es de suma importancia. La producción de árboles nos permite dar respuesta a las acciones de forestación compensatoria e impulsar el incremento del arbolado urbano de los pueblos y ciudades de Córdoba”, expresó el secretario de Ambiente, Juan Carlos Scotto.

Cabe destacar que los árboles aquí desarrollados son donados en su totalidad. Su destino final es principalmente el programa Forestando Córdoba, una iniciativa que acompaña planes de forestación de los municipios y comunas de la provincia. Durante el 2020 y a pesar de las complicaciones causadas por la emergencia sanitaria, se llegó a plantar más de 65.000  árboles.

Actualmente hay 60.000 ejemplares que se encuentran en el vivero en diferentes estadíos de desarrollo.